5.18.2016

Isaac Newton 1642-1727

En consecuencia del síndrome de atención dispersa que me caracteriza, siempre que intento poner orden en mi habitación termino haciendo otra cosa y en esta ocasión no fue diferente; me topé con apuntes y lecturas sobre Astronomía de los noventas, cuando estudiaba la preparatoria. Así que comenzaré a compartir las lecturas por este medio por el mero gusto hacia el conocimiento, siendo esta primera entrada dedicada a uno de mis físicos favoritos de la historia: Sir Isaac Newton.

  • La naturaleza y sus leyes dormían en la obscuridad y dijo Dios: ¡Hágase Newton! y se hizo la claridad. 
  • Fue el primero en descubrir una ley natural.
  • Destruyó la poesía del arcoíris al reducirlo a colores prismáticos.
  • PRINCIPIA: el libro más influyente jamás escrito en el campo de la física, la obra científica más valiosa que se tenga noticia.
  • Newton dijo: "No sé que opina el mundo de mí, pero yo siento que juego a la orilla del mar, me divierto con un guijarro, una concha, con la corriente; mientras el gran océano de la verdad se extiende ante mi, ¡todo por descubrir!." "Las leyes de la naturaleza son solo pensamientos de Dios." "Me he subido a los hombros de los gigantes para poder ver más lejos." "Aristóteles es mi amigo, Platón es mi amigo, pero mi mejor amigo es la verdad." 
  • Se propuso establecer un juego de leyes de la naturaleza cuya exactitud pudiese ser comprobada en cualquier lugar del espacio y en cualquier tiempo. La mayor generalización lograda por la mente humana.
  • El último de los magos, el último de los Babilonios y Sumerios.
  • Cómo hombre fue un fracaso, como monstruo fue magnífico.
  • Pertenece a un puñado de genios supremos que han modelado el intelecto humano.
  • Él, que sin saberlo "descubrió" la posibilidad de un universo en expansión al proponer sus leyes del movimiento y su teoría de la gravedad.
  • Su telescopio reflector es a menudo usado hoy por los astrónomos.
Y tuvieron que pasar 3 siglos, en que todo era absoluto: El diablo gritó ¡Eh, sea Einstein! y todo empezó a ser relativo, sin centro y no euclidiano.

Vosotros, que ahora gozáis del néctar venid, celebrad conmigo, cantemos el nombre de NEWTON, el amado de las Musas, pues el develó las ocultas riquezas de la verdad: En su mente con tanta opulencia había depositado Febo el resplandor de su propia condición divina. Má cerca de los dioses ningún mortal puede estar.
Dedicado a Newton por Edmun Halley en el libro PRINCIPIA. 

H.P.P. 1994